31 de julio de 2017

La prostituyente

La dictadura venezolana se justificaba así misma clamando el lema aquel de "con la constitución todo; fuera de la constitución, nada" y mostraban su librito azul simbólicamente empequeñecido. No contaban con que la constitución sí permitía que la ciudadanía expresara su sentir y ¡tómala! que pierden la asamblea nacional en las pasadas elecciones. Al verse limitados por este contrapeso, los enemigos de la libertad decidieron elaborar una constitución nueva, más... a modo. "Quienes tendrán el alto honor de redactar la carta magna serán elegidos por el pueblo –pontificó el dictadorzuelo de Miraflores– so we're giving it back to you... the people" [voz de Bane] ¿Que todos los candidatos, constituyentes en ciernes, pertenecen al regimen? !Ah, chingá! Algo anda mal, ¿no? ¿Que el 85% del electorado prefirió salir a las calles a incendiar barricadas en lugar de prestarse a la simulación a costa, incluso, de sus propias vidas? Tons debemos decir algo, ¿no? Pues, no. Que dice la izquierda mexicana que así funcionan las verdaderas democracias. Esas democracias de verdad, jamás tocadas por el intervencionismo yankee, en las que unos gobernantes panzones, ha de ser la tiroides, obligan a sus propios votantes (nos restaba un 15%) a morir de dignísima hambre en la miseria más honorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario